.

Artículos Recientes

Los 10 Beneficios probados de consumir Aceite de Oliva Virgen

Los 10 Beneficios probados de consumir Aceite de Oliva Virgen

0Comentarios

Toma nota de los Beneficios y Propiedades del Aceite de Oliva Virgen

Si hay algo que caracteriza a la Dieta Mediterránea son las propiedades beneficiosas para nuestro organismo y, en concreto, para la prevención de posibles enfermedades relacionadas con la salud alimenticia.

Aquí es donde el Aceite de Oliva Virgen juega un papel primordial, haciendo que con su aportación a nuestros platos y recetas podamos fundamentar nuestra dieta en un equilibrio saludable.

Las grasas constituyen aproximadamente un 30% del total de la Dieta Mediterránea, y son 2 los tipos de grasas que podemos incluir a nuestra dieta: las denominadas grasas malas o grasas trans y las grasas buenas (grasas insaturadas y grasas monoinsaturadas). Al decir esto y a la vez afirmar que el aceite de oliva virgen es rico en grasas monoinsaturadas, ya nos damos cuenta de la importancia que adquiere este alimento único.

10 Beneficios y Propiedades del Aceite de Oliva Virgen para la Salud

| Mejora el Sistema Inmunológico y posee Propiedades Antibacterianas |

El elevado contenido en antioxidantes del aceite de oliva virgen, contribuye en gran medida a reforzar nuestro sistema inmunológico con el objetivo de aumentar las defensas que en ocasiones hacen falta para minimizar el riesgo de infecciones víricas o bacterianas.

Y es que no sólo ayuda a mejorar nuestras defensas, sino que además actúa como agente antibacteriano a la hora de afrontar un mal episodio causado por ciertas bacterias, como es el caso del Helicobacter Pylori (bacteria que puede ocasionar úlceras e incluso cáncer de estómago).

| Previene el desarrollo de Diabetes Tipo 2 |

El aceite de oliva virgen consigue protegernos de la diabetes tipo 2 gracias a sus efectos positivos sobre los niveles de glucemia (nivel de azúcar en sangre) y sobre la sensibilidad a la insulina, hormona que regula el metabolismo de los glúcidos (los distintos azúcares).

Diversos estudios avalan este hecho, el más reseñables es el realizado por la revista Diabetes Journal (consultar aquí):

Además de los altos niveles de ácidos grasos, el AOVE contiene cantidades significativas de micronutrientes como los compuestos polifenólicos que pueden influir positivamente en el estado metabólico.

En este estudio, hemos evaluado los efectos de dichos compuestos polifenólicos de AOVE sobre la función y supervivencia de las células beta. los efectos de los principales polifenoles contenidos en el AOVE, muestra que, a bajas concentraciones, ejercen efectos positivos tanto en la función como en la supervivencia de las células beta, lo que sugiere que el AOVE enriquecido con estos compuestos puede mejorar la secreción de insulina y promover el control glucémico en pacientes con diabetes tipo 2. 

| Ayuda en la Pérdida de Peso |

Cuando se acelera nuestro metabolismo, lo que se desencadena es algo muy beneficioso: se produce la quema de calorías (termogénesis) y en consecuencia se reduce el porcentaje de grasa corporal.

Y eso puede conseguirse por ciertos caminos: mediante la práctica del ejercicio físico y mediante una alimentación basada en productos bajos en grasa y bajos en carbohidratos.

Pero al contrario de lo que se ha venido pensando, la reducción en el consumo de grasas mediante el seguimiento de dietas bajas en grasas, son menos efectivas que aquellas dietas que se basan en el consumo de grasas saludables.

A través de un proyecto llamado Nutrimedia (consultar aquí) en el que participaron el Observatorio de la Comunicación Científica (OCC) de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y el Centro Cochrane Iberoamérica con el apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), analizaron la influencia del AOVE a la hora de incluirlo en una dieta de adelgazamiento, y estas fueron sus conclusiones:

El aceite de oliva es, entre todas las grasas y aceites, la opción más recomendable para incluir en una dieta de adelgazamiento. Las evidencias científicas analizadas muestran que es probable que el consumo de aceite de oliva, en comparación con el consumo de otros aceites o grasas, reduzca el peso.

Hecho que también apoyan revisiones realizadas por la Universidad de Jaén, que puedes consultar haciendo click aquí.

| Puede prevenir la aparición de Cáncer |

Los componentes del aceite de oliva virgen son milagrosos, y no porque lo digamos nosotros. En concreto sus antioxidantes, capaces de reducir el deterioro de las células originado por los radicales libres (molécula que produce nuestro organismo a diario a través de las reacciones biológicas).

Te traemos un interesante y muy relevante estudio acerca de un componente milagroso del aceite de oliva: el oleocanthal, capaz de causar la ruptura de una parte cancerosa que libera enzimas y causa la muerte celular, todo ello sin dañar células sanas.

El estudio publicado por la revista Molecular and Cellular Oncology y realizado por la Universidad de Rutgers y el Hunter College (consúltalo aquí), revela el poderoso poder antioxidante del aceite de oliva virgen:

Los compuestos fenólicos son colectivamente buenos antioxidantes que evitan que se formen radicales libres y también tienden a ser antiinflamatorios. Se ha demostrado que el oleocanthal interfiere con los procesos asociados con muchos tipos de inflamación, enfermedad de Alzheimer y formación y crecimiento de cáncer.

| Contribuye a Reducir el Colesterol |

El aceite de oliva virgen está constituido principalmente por ácido oleico (ácido graso monoinsaturado), que ayuda a reducir el colesterol LDL (llamado colesterol malo) y aumenta el colesterol HDL (llamado colesterol bueno).

Te lo explicamos: los LDL y HDL son dos tipos de lipoproteínas, una combinación de grasas y proteína, donde LDL es de baja densidad y da lugar a una acumulación de colesterol en las arterias, mientras que el HDL transporta el colesterol hacia el hígado para que éste pueda así eliminarlo.

El aceite de oliva virgen, además, protege de la oxidación, reduce la presión arterial y la inflamación, y disminuye la tendencia de la sangre a formar trombos. Así lo aseguran diversos estudios, destacando el realizado conjuntamente por la Universidad de Creta (Grecia) y la Universidad de Firat (Turquía) que puedes consultar aquí, y publicado por el Centro Nacional de Información Biotecnológica (NCBI) de Maryland (Estados Unidos):

Se observa un efecto notable de los polifenoles del aceite de oliva virgen en el aumento del colesterol HDL y la mejora del estado antioxidante e inflamatorio de los sujetos a estudio.

| Mejora el Funcionamiento y la Salud Intestinal |

El tipo de grasa en la dieta determina las características de la microbiota intestinal (conjunto de microorganismos que residen en el intestino), desempeñando un papel importante en el posible desarrollo de cualquier trastorno metabólico (enfermedad cardiaca, diabetes).

Pues bien, varios estudios ratifican el hecho de que una dieta enriquecida con aceite de oliva virgen tiene un efecto positivo en la microbiota intestinal en comparación con una dieta basada en grasas saturadas como la mantequilla, el aceite de girasol, etc, y este efecto está relacionado con los beneficios fisiológicos que ejerce el AOVE en nuestro aparato digestivo.

Uno de esos estudios puedes consultarlo aquí, realizado por la Universidad de Jaén (UJA), una de las máximas autoridades en lo que concierne al aceite de oliva virgen.

Esta investigación apoya que una dieta con un porcentaje relativamente alto de AOVE, al contrario que dietas ricas en otras grasas, no es perjudicial sino adecuada. Por otro lado, estos resultados apoyan el papel del AOVE como modulador de la microbiota intestinal, y refuerzan su posición como alimento saludable y funcional.

| Reduce el riesgo de padecer Enfermedades Cardíacas y Coronarias |

Parece algo increíble: el aceite de oliva virgen puede prevenir que padezcamos una enfermedad cardíaca o suframos problemas coronarios.

Y te preguntarás, ¿cómo consigue hacerlo? A través de varios mecanismos a los que afecta muy positivamente: reduce la inflamación, protege el revestimiento de los vasos sanguíneos y ayuda a prevenir una posible coagulación o la aparición de trombos.

La propia Fundación Española del Corazón (consúltalo aquí) asegura que la ingesta diaria de aceite de oliva virgen nos ayuda a prevenir nuestra salud cardiovascular gracias a sus ácidos grasos monoinsaturados y a sus elementos antioxidantes, capaces de protegernos frente a la arterioesclerosis y de reducir los niveles de colesterol LDL (el conocido como el colesterol malo).

Los polifenoles contenidos en el aceite de oliva virgen, tienen un extraordinario poder antiinflamatorio y antitrombótico, lo que induce un efecto cardioprotector ante un proceso de estrechamiento y endurecimiento de las arterias, consecuencia de la pérdida de elasticidad por el paso del tiempo.

| Puede prevenir la aparición de Alzheimer |

Para poder conocer los beneficios que el aceite de oliva virgen ofrece contra el Alzheimer, hemos de saber en primer lugar a qué afecta esta enfermedad neurodegenerativa: concretamente provoca la formación de placas beta-amiloide y de ovillos neurofibrilares de proteína tau (que constituyen los marcadores fundamentales del Alzheimer).

Un reconocido estudio realizado en ratones por la Universidad de Temple (Filadelfia, EE.UU) y publicado en la revista Annals of Clinical and Translational Neurology (consultar aquí), llegó a las siguientes conclusiones:

  • La dieta rica en AOVE restaura la memoria funcional y espacial.
  • La dieta rica en AOVE reduce los niveles de péptido A β, moléculas que originan depósitos en el cerebro formando placas seniles).
  • La dieta rica en AOVE atenúa la patología tau, proteína del sistema nervioso central y peroférico).
  • Dieta rica en AOVE induce autofagia, evento que regula el crecimiento y desarrollo celular.

Nuestra investigación establece por primera vez un efecto protector del AOVE en la modulación de la fosforilación de tau, las alteraciones de la memoria, la integridad sináptica y la neuroinflamación en un modelo de ratón con la enfermedad del Alzheimer con placas beta-amiloide y ovillos neurofibrilares de proteína tau.

| Previene daños en las Articulaciones (Artritis) |

Los polifenoles contenidos en el aceite de oliva virgen tienen una propiedad muy beneficiosa: favorecen la disminución de la inflamación de las articulaciones, ayudando a la prevención y tratamiento de la artritis reumatoide (forma de artritis que causa dolor, inflamación, rigidez y pérdida de la función de las articulaciones)

Una investigación llevada a cabo por las Universidades de Arizona y California (EE.UU) que puedes consultar haciendo clíck aquí, ayudó a determinar los beneficiosos efectos del aceite de oliva virgen sobre el dolor, la inflamación, la pérdida de movilidad y la calidad de vida general de los pacientes asociada con la osteoartritis (artrosis) y la artritis reumatoide.

Tanto la artrosis como la artritis, son considerados los trastornos reumatológicos con causa de dolor e incapacidad más comunes en la población general, llegando a afectar a 240 millones de personas en todo el mundo; en el caso concreto de España, el 10% de la población mayor de 20 años y cerca del 20% de la población mayor de 40 años, sufre alguno de estos trastornos.

| Es un gran aliado natural para nuestra Piel |

Gracias a los agentes antienvejecimiento presentes en el aceite de oliva virgen extra, podemos favorecernos de sus nutrientes para reducir los daños causados en nuestra piel por el día a día.

El AOVE crea una película protectora en la piel a través de su ingesta o su aplicación directa, de manera que, de forma natural, estaremos dando elasticidad y vivacidad al órgano más gran y expuesto de nuestro cuerpo: la piel.

Además, algunas investigaciones (puedes consultar aquí) sugieren que aplicar aceite de oliva en la piel después de la exposición al sol puede combatir las células cancerígenas.

En el estudio, los científicos aplicaron el aceite a la piel de ratones que habían estado expuestos a rayos ultravioleta (UV) potencialmente dañinos. El crecimiento tumoral fue significativamente menor en los ratones que tenían aceite de oliva en la piel en comparación con los que no se les había aplicado.